Compare Listings

Lectio Divina – Julio 9

Lectio Divina – Julio 9

Evangelio según San Mateo 11,25-30.

Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.” Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.”

Reflexión

Este domingo Jesús nos revela un mensaje pequeño que esconde una grandeza no perteneciente a este mundo; pero para revelarnos esta verdad, Jesús pone el ejemplo como siempre.

“Te alabo, Padre”

En primer lugar, Cristo reconoce la grandeza del Padre y con sus palabras nos da la certeza de tener un único creador del que depende toda Vida que exista “Padre, Señor del Cielo y de la Tierra”. Podríamos hacer toda una catequesis de estos tres “títulos” asignados por el Hijo al Dios creador “Padre”, “Señor del Cielo” y “Señor de la Tierra”. Este gesto de reverencia ante el Creador es una invitación a la humildad para todos los hombres y mujeres que se proclaman seguidores de Jesús.
¿Valoro la creación como regalo de Dios? ¿Me doy tiempo para contemplar la naturaleza? ¿Agradezco la vida de cada día? ¿Ofrezco a Dios, a través de pequeños gestos concretos, los momentos de mi vida?

“Soy paciente y humilde de corazón”

La segunda realidad que Cristo nos revela en este pequeño texto está compuesta de dos verdades sobre su preciosísimo Corazón: la “Paciencia” y la “Humildad”. Estos valores me cuestan, nos cuestan en nuestro mundo que nos enseña que en nuestra vida no debemos esperar nada ni a nadie, todo debe ser “en este momento” y que debe ser para mi sin pensar en los que me rodean, porque es más importante el tener que el ser. El Sagrado Corazón de Jesús, como veíamos hace unos días, es paciente, es humilde… ¿Mi corazón necesita paciencia? ¿Necesito humildad en mi vida? ¿Soy paciente con otros? ¿Escucho a los que me rodean? ¿Cuál fue el último gesto que hice por otro?

Encontrarán alivio

Jesús conoce nuestros corazones, conoce tu corazón, sabe de tus dolores, tus batallas y preocupaciones. Hoy, Jesús quiere acercarse a vos, escuchar de tu boca todas las cosas que te pesan, compartir los silencios y acompañarte en el dia a dia para que tu cruz no sea solo tuya.
¿Cuándo fue la última vez que hablaste con Él en oración? ¿Cuándo fue la última vez que haz ido a visitarlo al sagrario? ¿Como va tu oración? ¿Disfrutas de los momentos de silencio durante la oración? ¿Siempre rezas de la misma forma? ¿Como rezan tus amigos?

Oración.

Pidamos a Jesús que esta reflexión nos ayude a mejorar nuestra relación con Él, para tenerlo más presente en nuestra vida y poder vivir los frutos del Reino en este mundo. Padrenuestro que estás en el Cielo…

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
img

Jesuan Balmaceda

Seguidor de Jesús. Amante de mi familia, mis amigos, los viajes y la comida toda. Educador del Nivel Secundario. Nacido y criado en Tandil, Argentina. A fructibus eorum cognoscetis (Mt 7, 20)

Publicaciones relacionadas:

Evangelio según San Mateo 16,21-27.

Desde aquel día, Jesús comenzó a anunciar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, y sufrir...

Continuar leyendo
Por Sara Gómez Gómez

Lectio Divina – Agosto 6

Evangelio según San Mateo 17,1-9. Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los...

Continuar leyendo
Por Jesuan Balmaceda

¡Dios es amor!

Imagínate que eres el creador de una caja de música. Primero que todo dibujas y piensas en cómo...

Continuar leyendo
Por Juliana Palacios Ceballos

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Unirse a la discusión