Compare Listings

¿Disfrutas el baile de tu vida?

Featured Video Play Icon

La Vida es una fiesta y cada uno es el show principal; pero en ocasiones no somos el centro de atención de nuestra propia celebración ya que permitimos que el tiempo pase, lleguen otros invitados y nos desenfoque del gran espectáculo; ese que Dios nos brindó para vivir en su paraíso.

Todos, sin temor a equivocarme, llenamos espacios con bombas, serpentinas, letreros y lindos detalles;  pensamos en la comida, los snack, los regalos que asumimos se  van a recibir y una cantidad de elementos que adornan el gran suceso… ¿y el alma?  Tristemente esa no la adornamos igual ni le damos la importancia que merece dentro del concepto de vivir con felicidad, intensidad, cumplir sueños, ayudar al otro y ser luz.


Es común encontrarnos con que preferimos adornar el mundo del otro pero no el nuestro  y cuando algo falla nos quedamos vacíos, con sinsabores profundos y desilusiones fuertes.  Como en toda fiesta, en nuestra vida no falta el que se pasa de tragos y la embarra, pero ya en sano juicio pide disculpas y la amistad sigue;  el que nunca invitaste y llega como “Pedro por su casa” a hacer y deshacer sin importar el daño que cause. Están los que se portan bien pero no son tan  importantes sin embargo hacen parte de nuestros allegados; están  los amigos que te acercan a Dios, te dan un aire fresco, renuevan tu alma, luchan contigo  siendo los más firmes y  resultan indispensables para que todo fluya con éxito y nunca dejarías de invitar. 


Nuestra alma necesita ser constantemente adornada con flores de palabras, con sonrisas y detalles pero sobre todo con oración, perdón, perseverancia  y amor; ya que si carecemos de ese cariñito propio será imposible ser el destello de estrella que anhelamos.


Los invitados a nuestra fiesta son importantes y parte fundamental de la alegría de vivir, compartir y mostrar el bello rostro del Padre;  pero hay que tener cuidado ya que pueden llegar a ser el centro y des enfocar constantemente la mirada y el valor en esa búsqueda para ser mejores seres humanos. Hay que recargarse de lo bueno que hay en cada uno, tratar de mejorar constantemente lo malo hasta lograrlo, estar sonrientes no solo para las fotografías y el recuerdo…Solo así  podremos ser reflejo de buenos anfitriones y de la importancia del otro en nuestra vida como complemento y parte del camino.

Finalmente recuerda que como decía Santa Laura Montoya “Nada hace tan dulce y llevadera la vida como la oración” por ello hoy la invitación es a dedicar un  momento  a hacer una  oración transformadora, revisar el presente,  tomar conciencia de lo que es bueno y  malo, despojarse de ataduras y malos pensamientos,  desintoxicarse del odio, la tristeza, la desesperanza  y de la mano de María, guiado por el espíritu conviertas tu vida y lo que haces en la mejor experiencia.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
36
img

Yenifer Suaza Ch.

Eterna convencida de que el mejor idioma del mundo es el amor y el gran transformador de todo es Dios. Soy fisioterapeuta; disfruto compartir en familia, el chocolate, la diversidad cultural, conocer lugares y compartir con las personas.

Publicaciones relacionadas:

Lectio Divina – Agosto 6

Evangelio según San Mateo 17,1-9. Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los...

Continuar leyendo
Por Jesuan Balmaceda

El Amor como estilo de Vida

"No te diré las razones que tienes para amarme. Pues las razones no existen. La razón del amor...

Continuar leyendo
Por Yenifer Suaza Ch.

EL MATRIMONIO… ¿UN DESPERDICIO O UNA OPORTUNIDAD?

  -"Que desperdicio el matrimonio en estos tiempos… pleno siglo XXI” Comentarios...

Continuar leyendo
Por Laura Zuluaga

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Unirse a la discusión